Una completa mirada a la producción ovina en diferentes sistemas y escalas

La unión y cordialidad de los productores de la raza ovina Corriedale se volvió a confirmar en su gira anual realizada el jueves 21 y viernes 22 por establecimientos de los departamentos de Florida y Canelones. A pesar de ser la raza más numerosa del país, entre los criadores de Corriedale se observa un gran compañerismo. Es común ver juntos a los criadorse en un remate, comprando un carnero destacado en sociedad y compartiendo esa genética y su conocimiento, algo que es reconocido por criadores de otras razas e instituciones, que a pesar de no ser tan numerosas se les hace difícil encontrar esa cordialidad.

La gira Corriedale 2015 fue estratégicamente diseñada para observar diferentes sistemas productivos, desde cabañas que prepara animales para exposición y venta y producen ovinos comerciales utilizando diferentes herramientas, hasta un pequeño predio familiar que obtiene resultados económicos sobresalientes. Por si eso fuera poco, la recorrida concluyó en frigorífico San Jacinto, de la firma Nirea SA, donde se observó el sistema de limpieza de los animales y su posterior faena.

La actividad convocó a un público muy numeroso. Más de 200 personas realizaron la recorrida que tuvo su punto más alto con la visita al establecimiento de la familia Castro. Participaron criadores de Corriedale, pero también directivos de las razas Frisona Milchschaf, Hampshire Down, Ile de France, Poll Dorset, Suffolk y Texel, en un claro respaldo a la producción ovina de Uruguay.

También hubo productores y profesionales de diferentes instituciones, estudiantes de las escuelas agrarias La Carolina, Sarandí Grande y Sarandí del Yi, la intendenta de Florida, Macarena Rubio, y las más altas autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el ministro Tabaré Aguerre y el subsecretario Enzo Benech.

Rancho Blanco
La primera visita de la Gira Corriedale 2015 se realizó al establecimiento Rancho Blanco, de la familia Boero, ubicado en la zona de Palermo, en el departamento de Florida.

Rancho Blanco realiza ciclo completo de ovinos y venta de reproductores. Las borregas se encarneran con dos dientes y todos los corderos y hembras de descarte se venden con un peso vivo de 38 a 43 kilos. Los borregos de plantel se venden con dos dientes y se utilizan los mejores para uso interno. Además vende borregas y ovejas de plantel en su remate anual en Rivera.

El plantel del establecimiento se integra de 165 vientres PI y 102 vientres PO, todos con datos de EPD, que se inseminan y repasan. El objetivo de selección busca animales con buena pureza racial, lo más destapados de cara posible, con buena conformación carnicera y con lana lo más fina posible, con mucha cantidad y alta calidad. La firma intenta producir animales prácticos, rústicos y rentables para el productor, según explicó Marcelo Boero en una charla de presentación del establecimiento.

Allí se realizó la presentación y análisis del sistema productivo y el sistema de evaluación global de la raza. En Rancho Blanco también se observó parte de la majada de cabaña La Noria, de la familia Pastorini, que se ubica muy cerca del establecimiento anfitrión.

La Mariscala
El segundo establecimiento visitado el jueves fue La Mariscala, de Rafael Gallinal Artagaveytia, donde se presentó la producción ovina inserta en un sistema de invernada y de producción de semilla lotus rincón. En la recorrida por el establecimiento los visitantes pudieron observar los planteles de la cabaña, en todas sus categorías, el manejo de las pasturas y mejoramientos, la invernada de novillos, comederos de autoconsumo para lanares y los productos del proyecto Corriedale Pro.

Alrededor de la hora 14:30 los criadores llegaron al histórico casco de la estancia construida a principios del siglo XX. Unas casas y galpones imponentes, de otros tiempos, hasta con máquinas de esquila instaladas para realizar la tarea que en aquel entonces no era poca. Unas 70.000 ovejas se llegaron a esquilar allí.

El origen de los planteles de la cabaña es de estancia El Rincón y actualmente la dotación ovina del establecimiento es de 1.923 animales. El plantel se integra de 126 ovejas de pedigrí (PI), 50 borregas PI, 98 borregas puras de origen (PO) y 294 ovejas PO, totalizando 569 vientres que son encarnerados cada año.

Además el establecimiento impulsa el proyecto Corriedale Pro, cruazando con Frisona Milchschaf y Finnish, razas que le brindan mayor precocidad sexual, prolificidad, producción de leche y habilidad materna. Para ello el establecimiento que lidera Rafael Gallinal utiliza 44 ovejas Corriedale, 71 ovejas y borregas Pro y 33 corderas Pro, totalizando 148 vientres encarnerados.

La selección está asociada a la producción de corderos y por lo tanto los criterios se ajustan a los aspectos antes mencionados, pero también al peso al destete, a la recría y a la calidad de la lana, tanto en el diámetro de la fibra como en el peso de vellón.

Los vellones de las ovejas se pesan todos los años y en la esquila se paga doble la chapa del cordero que el esquilador marca por su defecto de pigmentación. Los carneritos se mantienen en su primer año a campo natural, para que expresen su susceptibilidad a lombricosis en condiciones de nutrición comercial.

La cabaña no participa en exposiciones, pero sí en la Central de Pruebas de Progenie desde 1994 y de las evaluaciones conjuntas con otros planteles desde su creación en 2002. Los reproductores se venden en el remate anual de la cabaña, que se realiza en Florida, y de forma particular en el establecimiento.

Familia Castro
El establecimiento de la familia Castro explota una superficie total de 49 hectáreas, índice coneat 144, con 15 potreros y 57% de campos mejorados. Allí se encarneran 211 ovejas y borregas, pero además hay 40 borregas de 2 dientes sin encarnerar. En total la dotación es de 254 ovinos y 93 vacunos, lo que representa 2,18 unidades ganaderas por hectárea.

El ministro Tabaré Aguerre elogió el trabajo realizado en el establecimiento ubicado a 5 kilópmetros de Casupá, donde se obtiene un resultado económico sobresaliente.

El resultado económico del predio fue analizado objetivamente por el ingeniero agrónomo Donald Chalkling, de Fucrea, que destacó los muy buenos niveles de productividad de la empresa a través de la combinación estratégica de la invernada de ovinos y recría de vacunos.

En la empresa se producen 500 kilos de carne equivalente por hectárea, un nivel de productividad que hace que la rentabilidad del establecimiento sea muy buena a pesar de los altos costos de estructura, por ser un campo pequeño.

El ingreso de capital del establecimiento es de US$ 400 por hectárea, lo que hace a la empresa muy competitiva frente a cualquier otro rubro. Cabe señalar que el promedio de los establecimientos ganaderos de Fucrea es US$ 140 por hectárea, con un nivel de productividad de carne inferior. De todos modos no son comparables porque tienen diferentes escalas, aún así Chalkling remarcó que los números de la empresa son muy interesantes.

“El ingreso de la familia es muy bueno, si lo comparamos con un sueldo estamos hablando de US$ 2.400 por mes, algo muy bueno considerando que es un establecimiento de 49 hectáreas. Es llamativo además cómo se alínea su visión con la realidad. En los lanares tienen una rentabilidad de 84% sobre el activo lanares y muy superior en vacunos. Por lo tanto los números demuestran que el rumbo que están tomando es el correcto”, comentó.

Además señaló que la rentabilidad de la empresa sobre capital invertido, tanto vacunos como lanares, vacunos y costos es del entorno de 20%, un nivel que también consideró muy bueno.

Entre los objetivos que se plantean los hermanos Castro está la capacitación, el asesoramiento técnico, la concreción de un proyecto de riego y el incremento de la producción. “Productores como estos para mí son oro puro”, dijo Aguerre tras la visita.

“Va en mis palabras el compromiso del MGAP de apoyar estos procesos de fortalecimiento institucional de grupos de pequeños productores en el último quinquenio”, señaló. En los últimos nueve años se invirtieron US$ 47,5 millones con un subsidio total o parcial del MGAP, “pero esto no es suficiente”, reconoció.

“Un establecimiento que maneja 49 hectáreas, con una carga de 2,18 unidades ganaderas por hectárea, que estratégicamente mete el ternero y lo saca en determinado momento, que aplica el flashing y el pastoreo horario, que suplementa con 283 kilos por hectárea de concentrado de sorgo y 480 kilos de fardo, y que además tiene como objetivo producir más se merece un aplauso”, concluyó el ministro durante su participación en la Gira Corriedale.

Frigorífico San Jacinto
La Gira Corriedale 2015 concluyó en las instalaciones del frigorífico San Jacinto (Nirea SA), ubicado en esa localidad del departamento de Canelones. Allí los responsables de la compañía agasajaron a los visitantes con un almuerzo donde se pudo degustar el corte rack de cordero, uno de los productos premmium de la marca en el mercado internacional.

Los criadores observaron un video explicativo del funcionamiento interno de la planta de faena y los responsables de la industria hicieron especial hincapié en la limpieza del animal previo a su ingreso al recinto industrial. Dicha limpieza se hace con unas máquinas de lavado por aspersión que están ubicadas en los corrales, antes de la entrada a la planta.

Posteriormente se realizó un recorrido por el exterior de la planta, observando los corrales y las máquinas de limpieza de los animales a ser faenados.

 

Fuente : Lucas Farías El Observador